Así como paso con las discusiones entre los que estaban a favor y en contra del aborto, la Ordenanza Nº 1.944/2.018,  con  tres  capítulos  y  diecisiete  artículos  tiene adeptos y gente que está totalmente en contra.

La misma, en su artículo 1 expresa, “atentos a las Ordenanzas N° 1.554/11 y N° 1.878/12 y en consonancia con dicha legislación, la Municipalidad de Malargüe adhiere, promueve y ratifica la protección integral de los derechos de las mujeres embarazadas, y de los niños por nacer. Todo ello, en consonancia con la Constitución Nacional, los instrumentos internacionales de Derechos Humanos, la Constitución Provincial y demás legislación vigente sobre la materia”.

La pieza legal, tiene dos artículos que han creado repercusión. El primero de ellos es el cuarto con la creación “en el ámbito de la Dirección de Desarrollo Social, el Área de Protección de la Mujer Embarazada y del Niño por nacer, a fin de que haga efectiva la tutela de los derechos reconocidos en el Capítulo I de esta Ordenanza. La misma estará compuesta por cuatro profesionales: un médico, un 1. social, un psicólogo y un abogado, a fin de lograr un abordaje interdisciplinario”.

Con respecto a esto, el Foro de Mujeres de Malargüe, en un comunicado para la derogación de dicha ordenanza, por considerarla discriminatoria, oscurantista y violenta hacia la mujer expresa que ya existe un área, con las mismas facultades, “..en lugar de pedir más presupuesto para la mejora de esta. Esto evidencia que sólo pretende imponer una ideología de índole religiosa a los profesionales que se desempeñan en ella”.

El otro artículo que ha creado controversia es el 13 :”Actuación de los profesionales: Impulsa el espíritu de esta Ordenanza la convicción de que el aborto no es una solución para la mujer, sino que constituye una grave lesión a su salud física y psicológica. Es por ello que los profesionales intervinientes no podrán atentar contra los principios enunciados en el Capítulo I, induciendo a la realización de una práctica abortiva, siendo ésta una causal de remoción del cargo que desempeña.”

Esto estaría en contra del Código Penal de la Nación, en el cual, si bien se califica como delito la práctica del aborto y prevé penas de prisión, establece claramente que “el aborto practicado por un médico diplomado con el consentimiento de la mujer encinta, no es punible:

1º Si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y si este peligro no puede ser evitado por otros medios.

2º Si el embarazo proviene de una violación o de un atentado al pudor cometido sobre una mujer idiota o demente. En este caso, el consentimiento de su representante legal deberá ser requerido para el aborto”.

Los que están en contra, consideran que la ordenanza municipal pretende pasar por alto un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (como es el caso del fallo FAL, de 2012) que ratifica el alcance del Código Penal, que data de 1921.

Cabe rescatar que no hay en Mendoza una adhesión a un protocolo de aborto no punible, pero sí existe una guía técnica elaborada por el Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes para realizar esta práctica.

Por su parte, el edil Mauricio Martínez expresó que considera que las voces en contra son maliciosas. “Queremos proteger a la mujer que quiere seguir con un embarazo de vulnerabilidad, donde creamos un lugar donde pueda tener esa contención tanto médica como psicológica. En los medios se ha hablado mucho donde se dice que vamos a castigar a los médicos que van a abortar, y en ningún momento la ordenanza dice eso.”

A continuación podrá acceder a dicha Ordenanza:
http://hcd.malargue.gov.ar/pdf/On%201944%202018%20Crear%20el%20Area%20de%20Proteccion%20de%20la%20Mujer%20Embarazada%20y%20del%20Nino%20por%20nacer.pdf

Comunicado emitido por , el Foro de Mujeres de Malargüe.

Comentarios