El Gobierno y la oposición lograron un trabajoso acuerdo que permitirá renegociar vencimientos y acceder a créditos en dólares.

Tras largas conversaciones, el vicegobernador Mario Abed y el senador del Frente de Todos Lucas Ilardo, lograron acordar un presupuesto más engrosado. Hubo llamados a la flamante presidenta de PJ Anabel Fernández Sagasti y al gobernador Rodolfo Suárez, quienes avalaron el acuerdo. Así, el Gobierno podrá refinanciar los 12 mil millones de pesos de deuda que se vencen en 2021 y dispondrá de una autorización de U$S 160 millones para realizar obras.

Con las modificaciones volverá a Diputados y hoy obtendrá sanción definitiva para que finalmente el Gobierno pueda empezar el 2021 con su pauta de gastos. Además, con la aprobación de la Legislatura, desde la cartera de Hacienda ya pueden empezar a gestionar el roleo la deuda anual y los créditos para la realización de obras públicas.

“Entre lo ideal y lo posible, nos tenemos que quedar con lo posible”, dijo un funcionario legislativo cuando se terminaba de abrochar el acuerdo. Y no era para menos, porque la herida de la semana pasada en Diputados parecía difícil de cerrar. El Gobernador estaba viviendo un deja vú de lo ocurrido meses atrás, cuando en marzo se aprobó su primera pauta de gastos, tras un dilatadísimo tratamiento y un duro revés que lo dejó sin roll over ni créditos porque el PJ le negó los dos tercios de los votos en el recinto.

Sin embargo, las conversaciones entre el PJ y el oficialismo continuaron estos días y mantuvieron vivas las esperanzas de un acuerdo. El martes pasado la sesión se postergó por problemas técnicos y continuó ayer cerca del mediodía.

El diálogo

Los llamados comenzaron en la mañana, desde ambos lados, con la figura del vicegobernador Mario Abed como actor principal de esas charlas. El pedido de un cuarto intermedio al mediodía, que se empezó a estirar con el correr de las horas de la tarde, dio indicios de que la rosca política estaba abierta al debate.

Las rondas de café, agua y soda, desfilaron por la mesa chica integrada por dirigentes del oficialismo (Abed, el presidente de la Cámara de Diputados Andrés Lombardi y el jefe del bloque radical en el senado, Alejandro Diumenjo) y del peronismo (Ilardo y Adolfo Bermejo por la oposición, con Fernández Sagasti del otro lado del teléfono). De a poco fueron acercando posiciones.

No fue fácil, en el medio hubo chispazos, varias contraofertas y visitas a la Casa de Gobierno. Con el asesoramiento del ministro de Hacienda y Finanzas, Lisandro Nieri, en persona en la Casa de las Leyes, de a poco se fueron ablandando las posturas que parecían muy duras en la previa. El lunes el gobernador trató de oposición salvaje al PJ mendocino por no aprobar el proyecto tal cual él lo mandó y los peronistas salieron a defenderse con los tapones de punta.

Entre las propuestas de un lado y el otro, hubo un pedido de roll over por dos años, pero se cerró por uno y sin la posibilidad de la herramienta en forma permanente. De todas formas, en los pasillos de la Legislatura se escuchó que el peronismo se comprometió a rediscutir este punto en el futuro y a debatir la modificación de la Ley de Administración Financiera para sacar de la agenda la discusión por el roleo de la deuda.

El otro punto fuerte en la pulseada fue la solicitud de endeudamiento por U$S 350 millones para obras, entre los cuales U$S100 millones provienen del Fondo Saudita para el Desarrollo (FSD) con destino al “Desarrollo Rural Integral del Secano y de los Oasis Productivos de Mendoza”. Finalmente este último monto, fue incluido en el Presupuesto Nacional y no está en el acuerdo provincial. Aunque, no descartan que avance en un proyecto de ley aparte.

“Nos corrieron el arco varias veces, pero logramos acordar”, largó un legislador oficialista que lucía cansado después de rosquear durante gran parte del día. Claro, había que buscar un punto de encuentro entre los U$S 350 millones que pidió el oficialismo y los U$S 80,5 millones que ofrecía el PJ.

Erosionando las diferencias, se acordaron U$S 160 millones sin condicionamientos, una cifra cercana a la que hicieron los diputados Pablo Cairo (Protectora Fuerza Política) y Eduardo Martínez Guerra (Intransigente).

El oficialismo logra destrabar el presupuesto y el peronismo se saca el traje de verdugo. De cara al futuro, Suárez tendrá elementos para activar la economía, necesitada de oxígeno luego de la avalancha sufrida por la pandemia.

Fuente: Los Andes

Comentarios