Un sitio web inventó el suceso y varios usuarios de las redes sociales lo confundieron con una anécdota real.

“Un turista falleció cuando fue alcanzado por un sorete de cóndor, depuesto a más de 4500 metros en Tunuyán”. Este fue el título, o parte del mismo, que varios medios utilizaron para informar sobre una insólita noticia que terminó siendo falsa.

Según se pudo saber, la información sobre el supuesto acontecimiento fue difundida por una web satírica llamada Infogarch y que tomó repercusión a partir de la réplica de sitios y usuarios de las redes sociales.

La fake news fue difundida por una web satírica llamada Infogarch
LA FAKE NEWS FUE DIFUNDIDA POR UNA WEB SATÍRICA LLAMADA INFOGARCH

La publicación en cuestión titula: “Un turista murió por el impacto de un sorete de cóndor en Tunuyán, Mendoza”. A su vez, en la bajada destaca que “el fallecido fue alcanzado por un sorete de cóndor, depuesto a más de 4500 metros. Por las bajas temperaturas el stronzzo se congeló e impactó en la nuca del turista a más de 200 km/h, provocandole la muerte”, señala con humor el sitio.

A su vez, en la nota se agrega una falsa declaración de un presunto experto, que decía: “Las muertes por sorete de cóndor son más frecuentes de lo que uno podría creer. No tanto acá, pues la baja densidad poblacional de esta zona incide directamente en la probabilidad. Pero en Chile, en el año 2017 se registraron al menos 7 casos provocadas por un solo ave, que tenía un problema gástrico y cagaba desde 4.000 metros arrojando bolos fecales congelados de 2.5kg en promedio”.

Según el texto, el ente de Turismo incluso recomendaba cuidarse de “peligros habituales” como “terremotos, envenenamiento con vinos adulterados, las acequias y por supuesto, los lasherindios”. Claramente al leer la frase nadie notó el insulto a la gente que vive en Las Heras y que casi pasó desapercibido por la formalidad de la redacción.

A raíz de esta situación, las redes sociales hicieron eco de la broma, pero compartiéndola como si fuese real. Incluso la nota original incluían una advertencia de “Humor argentino”.

Fuente: Los Andes

Comentarios