Las sanciones van desde los $36.0000 hasta los $108.000. Desde Tránsito destacaron que los test positivo se han reducido. En bares y boliches sostienen que la conducta alcohólica de los mendocinos se está modificando.

 

Desde el 21 de septiembre, fecha en que se puso en vigencia el endurecimiento de la Ley de Tránsito, el 8% de los test de alcoholemia realizados a conductores resultaron positivos. De estos, el 3% tenía más de 1 gramo de alcohol en sangre. Según indicaron los dueños de bares, boliches y sus clientes, la conducta alcohólica de los mendocinos está sufriendo modificaciones por miedo a las altas multas.

La norma 9024 establece sanciones para quienes manejan en estado de ebriedad que incluye la retención de la licencia y del vehículo, inhabilitación para conducir, multas desde $36.000 a $108.000 y arresto de hasta 30 días, de acuerdo a la gravedad.

Oscar Hómola, director de Seguridad Vial, indicó a El Sol que antes de la reglamentación de la ley, los positivos llegaban al 40%. “No sé si bajó el consumo pero a nosotros nos bajó el positivo. A pesar de que aumentamos el número de alcoholímetros en la calle”, dijo.

En concreto, de los 2.386 controles efectuados desde el Día del Estudiante hasta este martes, se labraron 107 actas por conducir con más de 0,5 gramos de alcohol en sangre. Mientras que se llevaron adelante 61 proceso contravencional a quienes superaron el 1 gramo.

Infografía: Ezequiel Cordoba

Cambio de la cultura alcohólica

Fausto Manrique, dueño de dos bares ubicados en  Arístides Villanueva, reconoció una baja en el consumo que se refleja, además, en la hora que cierran las puertas sus negocios. Pasó de las 3 ó 4 de la mañana, a las 2.

Antes de la crisis, un cliente podía tomar 4 fernet, luego pasó a 2 y ahora, por temor a las multas, bajó a uno”, dijo y detalló que la cerveza es una de las bebidas más pedidas cuya graduación alcohólica va de 2,5 a 15.

El relaciones públicas de un reconocido boliche de Chacras comentó que, si bien no existe la figura del conductor designado, ahora los jóvenes salen todos en un mismo auto y piensan más de una vez en salir a bailar, no sólo por la ley, también para cuidar su bolsillo porque en una noche pueden gastar unos $1.500.

En la misma sintonía, Alejandro Sanchez quien vive en Maipú aseguró que cuando va a algún festejo familiar o se reúne con amigos no toma más de un vaso de cerveza o de vino. “Tengo que ser consciente de cuánto consumo porque no puedo afrontar una multa de más de $30.000”, contó.

Por el contrario, Martín Montenegro, uno de los encargados de una disco de San Martín al 300 de Ciudad, sostuvo que la tendencia no cambió y el espumante con bebida energizante sigue de moda. “La gente toma lo mismo que hace un mes. Pero sí ha bajado el consumo en general, desde hace un año, por la crisis”, contó.

“La corriente no guarda correlación con un aumento en el número de pasajeros. Es raro que suba al taxi un joven que decida dejar su auto porque ha tomado. Los viajes que tenemos desde y hacia los boliches son de mujeres que se ponen de acuerdo para trasladarse juntas”, refirió José Albornoz de A.Ce.T.A.M (Asociación de chóferes de taxis autoconvocados).

Manuel García, quien debió pagar una suma de $40.000 por manejar con 0,6 grados de alcohol en sangre por Godoy Cruz relató que tuvo que ir a buscar el auto a la playa de secuestros que tiene esa comuna detrás del Polo Industrial. “Lo único bueno que puedo sacar de esto es que pude abonarla en cuotas y financiada por la tarjeta de crédito”, dijo.

 

La visión de los municipios

Lisando Delgado, director de Control de Tránsito de Godoy Cruz indicó que, de acuerdo a las cifras preliminares que maneja el municipio, desde el endurecimiento de la ley, 8% de los test tuvieron resultado positivo. Mientras que el mes anterior esta cifra llegaba al 22%, en los controles que se realizan, sobre todo, los fines de semana.

“Estos números reflejan que la sociedad tomó conciencia”, comentó y precisó que sin embargo, “el 81% de los positivos siguen siendo hombres y un 19% mujeres”.

En relación a las edades, especificó que esto varía del criterio del personal de tránsito. “Se apunta sobre todo a personas de entre 18 y 35 años que son los que más mueren en accidentes de tránsito”, sostuvo.

Para Gabriel Garnica, director de seguridad vial de Luján de Cuyo, “el éxito no está en si bajaron o no los positivo, si no en la disminución de las víctimas de tragedias viales“, dijo e informó que hasta el momento no han visto que la situación se haya modificado en las zonas de los boliches.

Desde Capital, Javier Passera, director de Tránsito de la Ciudad de Mendoza, hizo hincapié en la preocupación de la ciudadanía sobre el tema. “Llaman para interiorizarse sobre la ley. Además en la comuna tuvimos muy buena respuesta en la iniciativa de conductor designado que llevamos adelante durante la Peatonal del Vino”, dijo.

Y agregó: “Por lo general la gente paga la multa, otros recurren al recurso de la defensa y el resto de los casos dependen de la Justicia ya que se trata de una contravención”.

Fuente www.elsol.com.ar

Comentarios