Fernández dijo que se limitará la circulación en 18 provincias y apuntó a las reuniones sociales. Suárez no quiere ceder y hubo un choque.

El presidente, Alberto Fernández, sorprendió anoche y anunció que por los próximos 14 días se tomarán medidas para disminuir la circulación de personas en departamentos y ciudades de 18 provincias, entre las que está incluida Mendoza. Si bien el Presidente aludió a “medidas” que “garanticen la disminución de la circulación en las calles” no precisó en qué consistirán las restricciones para evitar los contagios de Covid-19.

El discurso presidencial se dio justo en la previa del fin de semana largo en el que vuelven a estar permitidas las reuniones familiares de hasta 10 personas y el turismo interno en toda la provincia, además de otras flexibilizaciones en actividades concretadas dispuestas por los municipios, en particular del Gran Mendoza. Por esto mismo generó mucha incertidumbre sobre cómo seguirá la cuarentena iniciada el 20 de marzo.

La respuesta en el Gobierno provincial fue casi inmediata: sigue en pie todo lo que anunció Rodolfo Suárez el miércoles, desde las reuniones familiares los fines de semana y feriados a la eliminación de las salidas por DNI de viernes a domingo.

Precisamente, Fernández dijo al respecto: “Tenemos que restringir la circulación. No quiere decir que vamos a parar la economía, sino que los que no deben circular no deberían hacerlo, que eviten las reuniones sociales”.

Desde el Gobierno provincial aseguraron a Los Andes que el decreto del gobernador Suárez “sigue vigente” y que en caso de ser notificados de cambios “evaluarán la situación”. En las intendencias, la sensación es la misma porque varios se animaron a reabrir actividades y, ante estos anuncios, analizan qué pasará.

Igual, unos y otros esperarán a ver el nuevo decreto presidencial, que seguramente se conocerá el lunes, para confirmar qué ciudades o departamentos de Mendoza quedan incluidos y qué tipo de restricción impone.

Según trascendió, Suárez tuvo un diálogo bastante tenso con Fernández, que presionó una vez más para que Mendoza vuelva a fase 1.

La postura del Gobernador ante el Presidente se sustenta en lo que viene diciendo desde hace tiempo: hay que mantener la apertura de la economía en la medida en que el sistema sanitario dé respuestas.

Por eso, en el Ejecutivo provincial decidieron sostener las flexibilizaciones y fueron más allá: si el Presidente quiere que toda la provincia o una parte de ella vuelva a fase 1, que se haga cargo de la decisión en su decreto. Así, con las posturas encontradas, se abre una instancia de negociación durante 48 horas.

Algunos de los intendentes radicales con más peso también cuestionaron la decisión presidencial.

Ulpiano Suárez, intendente de la Ciudad de Mendoza, manifestó a Los Andes su sensación de “incertidumbre” porque lo que dio a entender Fernández es que “tienen identificadas las zonas en las que va a restringir la circulación pero no las informa. Si tenía el dato, debió comunicarlo”.

“Si tenía el dato, debió comunicarlo”. “Si está complicado en 18 distritos, no podés esperar a la vigencia de un decreto. ¿Por qué esperar si están tan preocupados?”, agregó.

Desde Godoy Cruz, Tadeo García Zalazar expresó sus críticas a las medidas y hasta insinuó un trasfondo oculto: “Quieren volver a la estrategia del miedo porque no pueden contener los problemas crecientes de la economía que se evidencian con la explosión del dólar”.

Marcelino Iglesias, jefe comunal de Guaymallén, sostuvo que la decisión presidencial se debe a que “quieren cerrar las principales ciudades”. Y en ese sentido “Mendoza ya tiene una estrategia y es confiar en la ciudadanía, sabiendo que podemos entrar y salir si hace falta. Cuidar a la gente también es cuidarle el empleo. La verdad es que la sensación que queda es que la mayoría de los problemas los crea el propio Gobierno y su sistema de valores decadentes”, manifestó.

El Presidente dio su discurso acompañado esta vez por los gobernadores Omar Gutiérrez (Neuquén), Omar Perotti (Santa Fe) y Gerardo Morales (Jujuy), simbolizando así dónde está el foco ahora. De hecho, remarcó que en estos momentos el 65% de los contagios diarios corresponden al interior del país y el 35% al AMBA.

En ese contexto, aportó los datos que generan alarma: Mendoza está segunda en ocupación de camas de terapia intensiva, con 81%, sólo detrás de Río Negro (88%) y apenas por encima de Tucumán (80%). En tanto el Gran Mendoza está tercero, con 92%, cuando se comparan núcleos urbanos, sólo detrás de General Roca (Río Negro), con 98%, y Rosario (Santa Fe), que tiene 96%. / Informe: Horacio Aizpeolea y Fernanda Verdeslago.

Claves

Tres niveles de decisión

1-El giro nacional. Fernández quiere limitar la circulación en 18 provincias. Están exceptuadas Formosa, Catamarca, Misiones, Corrientes, Entre Ríos y La Pampa.

2-La decisión provincial. Suárez anunció el miércoles que se eliminaban las salidas por DNI de viernes a domingo y que vuelven desde hoy las reuniones familiares.

3-Las urgencias municipales. Los intendentes del Gran Mendoza apuraron reaperturas de rubros críticos. Radicales dudan de la motivación del anuncio presidencial.

Fuente: Los Andes

Comentarios