El día lunes en nuestro departamento, se oyó la voz de los vecinos, empresarios, instituciones, trabajadores y hasta del propio Intendente, en favor de la reforma de la ley 7.722.

 

Así se vio reflejado en algunos de los muchos medios provinciales y nacionales, que cubrieron este movimiento trascendental para Malargüe, dada la importancia que tiene para el desarrollo del departamento, la reforma de la ley 7.722 (buena parte de la provincia se manifestó en contra).

Diario Los Andes publicó:

La consigna que movilizó la marcha fue la manifestación de que la actividad minera traerá crecimiento y fuentes de trabajo a la región.

Entre los oradores que hubo esta tarde noche, se escuchó a un efusivo presidente de la Cámara de Comercio y Minería de Malargüe, Gustavo Miras.

El empresario sureño dijo en parte de su alocución que “estamos a favor del agua y el ambiente y a favor de nuestro desarrollo” y le agregó: “¡Dejen de joder!”.

“No nos vamos a quedar dormidos como en 2007 (año en que se sancionó la ley 7.722), mientras todos daban vueltas, miles de malargüinos se quedaron sin trabajo y comercios debieron cerrar, hoy no vuelve a pasar”, agregó.

 

En tanto en el diario on-line El Sol se publicó.

Mientras en la noche de este lunes se realizaba una nueva marcha en el centro de Mendoza contra la ley minera, en el sur de la provincia los malargüinos también salieron a la calle a manifestarse a favor de los cambios aprobados por la Legislatura ya que es uno de los departamentos donde se aguardan que, con los mismos, lleguen inversiones extranjeras.

Con pancartas que rezaban “Sí a la minería” o “Los subsidios a la agricultura salen de la minería de Malargüe”, cientos de vecinos de ese departamento se movilizaron por las calles de la villa cabecera bajo la consigna “Malargüe defiende su matriz productiva”.

Malargüe, que espera la re-activación de la mina de sales de potasio, es uno de los departamentos donde se da la licencia social para el desarrollo de la actividad.

Desde el municipio informaron que participaron unas 4.500 personas.

 

Fuente Diario Los Andes
Fuente Diario El Sol

Comentarios