La senadora del PJ hizo el proyecto por los reclamos que se han suscitado a través de diversos medios y sucesivas reuniones, en las que se ha expuesto la significativa disminución del porcentaje de dicho ítem en la mayoría de los casos.

La legisladora del Justicialismo Silvina Camiolo desarrolló una solicitud a la Dirección General de Escuelas (DGE) para que revise las nuevas categorizaciones del ítem zona para las instituciones del departamento de Malargüe.
Hay que tener en cuenta que la senadora llevó a cabo este proyecto por los reclamos que se han suscitado a través de diversos medios y sucesivas reuniones, en las que se han expuesto la significativa disminución del porcentaje de dicho ítem en la mayoría de los casos.
Es importante destacar que en adjunto al presente proyecto, hay un tipeo con consideraciones que realizaron un grupo de directoras de distintas escuelas de la ciudad de Malargüe, donde constan situaciones que no habrían sido tenidas en cuenta a la hora de realizarse las encuestas que motivaron las nuevas valoraciones, a saber, problemas de conectividad (digital y geográfica), déficits en el transporte público de pasajeros, lejanía a centros urbanos con mayores prestaciones, ya sea por trámites personales o profesionales, factores climáticos, entre otros.
“Un tema central y de fundamental importancia es que las modificaciones afectarán a los docentes ingresantes desde el 1 de abril. Es decir, habrá docentes trabajando en la misma institución educativa, con la misma población y realidades circundantes, que recibirán una remuneración menor que sus pares, sólo por la contingencia de haber ingresado a la institución después del 1 de abril”, señaló Camiolo.
Al respecto, el Art. 14 bis 1ra parte de la Constitución Nacional establece entre otros muchos derechos fundamentales, condiciones dignas y equitativas trabajo, retribución justa, igual remuneración por igual tarea. Asimismo el artículo 81 de la Ley de Contrato de Trabajo, consagra el derecho a la igualdad de trato a favor del trabajador halla correlato en el deber genérico impuesto al empleador en el art. 17 de dicha ley.
“Si bien dichas disposiciones no vedan al empleador la posibilidad de dar un trato salarial preferente a algunos de sus trabajadores, le impone la carga de acreditar que sus motivaciones son sinceras y objetivamente comprobables, pues lo contrario implica atribuirles un carácter arbitrario, como fundado en su sola voluntad, por lo que el potencial perjudicado podría acreditar la existencia de un trato salarial peyorativo, que no ha sido objetivamente justificado”, precisó.
Por otro lado, revisado el Decreto Provincial Nº250, el mismo establece en sus considerandos que, conforme a indicadores objetivos y demostrables, “(…) de la nueva categorización resultará una bonificación que será aplicada al sueldo del personal docente y no docente que allí se desempeñe, reflejándose una prestación del servicio público educativo en condiciones de equidad, calidad y eficiencia”. Por lo publicado en el portal educativo, varios docentes sufrirían consecuencias salariales directas al percibir una remuneración significativamente menor (habría escuelas que pasaron de percibir 80% de zona a 0%).
Habría inconsistencias de criterio respecto a la clasificación y categorización, ya que hay escuelas categorizadas como “urbano marginales”, que, según el decreto citado ut supra deben percibir un 50% como mínimo de este ítem, pero quedaron en 30% (tal es el caso de la Escuela N° 1-668 Maestro Emilio León).
Finalmente, hay casos en los que el mismo edificio tiene diferencia de ítem zona en función de si es secundaria o primaria (caso de la ya mencionada Escuela N° 1-618 y CENS N° 4-018 Manuel Santisteban), o escuelas que tienen sedes en diferentes barrios y la diferencia del ítem es notoria, oscilando en 70 puntos (caso Escuela N° 6-008 Luis Pasteur).

Comentarios