La Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial –a través la Unidad de Gestión y Administración de Tierras Fiscales (Ugatif) y de la Agencia Provincial de Ordenamiento Territorial (APOT)– se reunió con representantes de todos los bloques del Concejo Deliberante de Malargüe. El objetivo fue ver el estado de situación y avances en los temas que conciernen a las tierras fiscales en proceso de adjudicación a pobladores del departamento y el estado actual de la planificación del ordenamiento territorial malargüino.

Respecto del proceso de regularización dominial de las tierras fiscales otorgadas en Malargüe, en particular se revisaron los últimos avances en Colonia Pehuenche I y II. Se informó sobre aspectos relacionados con las inspecciones, el precio de la tierra y los procedimientos de asignación de tierras fiscales y de regularización. Además, se revisaron los procedimientos legales vigentes y se analizaron las dificultades que se encontraron con las familias adjudicatarias al momento de recorrer el territorio.

“Una de las problemáticas frecuentes es que algunas familias adjudicatarias –por distintas razones particulares– deciden poner en venta la totalidad o una fracción de las tierras que deben ocupar para habitar o realizar emprendimientos productivos, pero que aún están en etapa de regularización. Y recordemos que los terrenos de origen fiscal en proceso de regularización dominial no se pueden vender. Al vender, se pierden los derechos y hay que volver a fojas cero”, explicó la geógrafa Nadia Rapali, coordinadora de la Unidad de Gestión y Administración de Tierras Fiscales.

De esta forma, se comentó desde la Ufatif la aplicación de una campaña informativa para todos los adjudicatarios a fin de dar a conocer en profundidad cómo es el proceso de regularización. No solo la documentación necesaria para iniciar los trámites sino todos los deberes y compromisos que se asumen para que la adjudicación y posterior escrituración de sus tierras se lleve a cabo sin inconvenientes. “Cuando hay fraccionamiento o venta de sus tierras que aún no son legalmente de dominio propio, venden una parte de sus derechos de ocupación a otra persona, queda anulado el proceso y deben comenzar de nuevo todo el procedimiento de regularización de las tierras”, detalló la funcionaria de la Provincia.

Otro de los temas abordados en la reunión fue el del proceso de planificación territorial de Malargüe. Al respecto, se habló del Plan de Ordenamiento Territorial de Malargüe, que aún está pendiente de revisión por parte del Concejo Deliberante. “Se despejaron algunas dudas técnicas y se remarcó la importancia de poder acelerar los procesos para que el departamento pueda contar con un plan propio. De esta manera, Malargüe va a poder tener con un instrumento de gestión integral porque abarca todos los órdenes del uso de la tierra, con una zonificación departamental actualizada, como ya sucedió en otros departamentos de Mendoza”, remarcó Rapali.

Comentarios