Así lo confirmó el gobernador Rodolfo Suárez a través de su cuenta de twitter.

Con la transferencia, Mendoza recuperará activos estratégicos de la mina y se abrirá un período de negociaciones directas que permitirán generar empleo y dinamizar la economía provincial.

En el aniversario de Malargüe, Suárez indicó “hay muchos bienes, como inmuebles, pistas de aterrizajes, tierras y los derechos de explotación de la mina que se transfieren al Estado. Es lo que nosotros necesitamos tener hasta que encontremos el socio y ya tenemos varias ofertas desde China, Suecia y varios lugares del mundo para llevar adelante la explotación de la mina”.

Esta mina fue indudablemente la gran oportunidad perdida de la década pasada de la provincia. El proyecto hubiera colocado a Mendoza en el mapa geopolítico internacional duplicando las exportaciones de la provincia e incrementando su PBG en casi un 20%.

Luego de parar las obras a principios de 2013, el costo más elevado fue el humano. Se produjo una gran cantidad de desempleados, principalmente en Mendoza. Fueron despedidos 6.000 trabajadores.

Con la transferencia, Mendoza recuperará activos estratégicos de Potasio Río Colorado y se asegurará los costos de mantenimiento por 5 años, que no demandará gastos de recursos públicos extra. De esta manera, se abrirá un período de negociaciones directas para generar empleo y dinamizar la economía provincial.

 

Comentarios