Ernesto Lowenstein nació en Basavilbaso, provincia de de Entre Ríos, hace 83 años. Es empresario de la industria de la carne, iniciando con su tan famosa creación de la marca ‘Paty’ y padre fundador del Valle de Las Leñas. Hoy vive en la localidad de Martínez, en Buenos Aires y en este artículo te contamos un poco de la vida de Tito.

El padre de Tito, llamado Luis Lowenstein desembarcó en Buenos Aires en el 1935, en pleno auge del nazismo. Allí, una Asociación Judía lo envió a Entre Ríos, donde conoció y posteriormente se casó con su esposa en 1937. En su pasaporte tenía escrita su profesión “metzer” que significaba carnicero.

Desde chico Ernesto acompañaba a su padre al Mercado de Liniers y se fue adentrando en el mundo de la carne. En 1960, viajaron juntos a Estados Unidos donde visitaron una fábrica de hamburguesas y allí surgió la idea de iniciar el emprendimiento en Argentina.

Paty, es una marca de medallones de carne picada congelada, para hacer hamburguesas. Su popularidad en nuestro país fue muy importante que hasta el día de hoy se utiliza para reemplazar el término ‘hamburguesa’ por el de la marca ‘Paty’.

Luis Bameule y  José Moché se asociaron a Tito Lowestein, los cuales decidieron instalar la hamburguesa en Argentina. Obtuvieron una maquina Hollymatic 1200 desde Estados Unidos y en diciembre del 1960 comenzaron a comercializar Paty.

El Valle de Las Leñas

Tito Lowenstein no es amante del ski y lo ha manifestado públicamente, pero aún así su visión de generar negocios exitosos no le es externo. A sus 44 años, mientras estaba en Bariloche, ante una cola interminable de personas que buscaban disfrutar de la nieve, comprendió que había un mercado para ampliar.

“El turismo es una manera de relacionarse, crecer y crear mucho trabajo” indicó el fundador de uno de los centros de ski más importante de Latinoamérica, en una entrevista del programa radial Acción Industrial.

Debido a sus lazos con empresarios franceses, Lowenstein planteó su proyecto y la empresa  Grand Travaux de Marseille se interesó, dándole forma a lo que hasta el momento era solo un sueño.

Luego de que dicha empresa realizará  estudios necesarios para analizar el clima y la posibilidad de construcción, se presentaron tres opciones viables, dos en cercanía de Bariloche y el último el “Valle de Las Leñas Amarillas”.

El nombre completo del lugar es Valle de Las Leñas Amarillas, que fue inspirado en un arbusto que abunda en la zona, conocido por los locales como “Leña amarilla”.

Dicho lugar, que comprendía 228 mil hectáreas era de ‘Bunge & Born’- multinacional de origen argentino que llegó a ser uno de los más importantes conglomerados de empresas a nivel mundial-. La multinacional había comprado la propiedad para realizar el centro de ski, pero lamentablemente ese proyecto no se concretó.

Sin embargo, Tito logró sortear un desafío grande en una zona donde no existía infraestructura, rutas ni aeropuerto. En ese entonces, el Gobierno provincial de turno, le otorgó una garantía en la ejecución de rutas con la finalidad que llegar a las mil camas en 3 años. El aeropuerto fue reacondicionado por la empresa GTM como forma de descargar los impuestos y brindar un beneficio al departamento.

El Valle de Las Leñas en los inicios de la obra.

Las obras en el Valle comenzaron en enero de 1982, por la empresa mendocina Octavio D´ascanio y se inauguró la primera etapa de la obra en Junio de 1983, ofreciendo estadía en tres hoteles capacitados para albergar cuatrocientas personas conjuntamente.

Los nombres de edificios, pistas, medios de elevación, hace alusión a la cultura y mitología grecorromana, idea del hijo de Tito, Alan quien estaba fanatizado en el tema.

Panfleto que anuncia la inauguración del Valle de Las Leñas.

Luego de tantos años, en un momento crisis económica que se encontraba el país, los problemas se tornaron insostenibles, quedando el megaproyecto en manos de entidades bancarias. Hoy Ernesto Tito Lowenstein tiene un frigorífico en General Pico,  que exporta carne a Europa, China, distintos puntos de Latinoamérica, y ahora también a Estados Unidos.

Comentarios