La DGE ya envió el listado a la Nación. En total, son 52.000 profesionales del sector público y privado.

Luego de que el Ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, anunciara el pasado martes que la próxima semana comenzará la vacunación de docentes en todo el país, en Mendoza se preparan para inmunizar a cerca de 12.000 personas.

Desde la Dirección General de Escuelas (DGE) confirmaron que “el listado ya se pasó a Nación y ya lo tiene Salud, de acuerdo a las prioridades que establece el protocolo”.

En total, son 52.000 los profesionales de la educación que desempeñan funciones en la provincia, por lo que, en primera instancia, serían inmunizados el 23 por ciento de los trabajadores del sector.

Cabe aclarar que esto comprende tanto a quienes desarrollan tareas en el sector público como en el privado. Según establece la Resolución Nº 386, dentro del primer grupo está incluido: personal directivo y de gestión; personal de supervisión e inspección; docentes de Nivel Inicial (también ciclo maternal), Nivel Primario (primer ciclo) y de Educación Especial.

“Se ha decidido destinar las vacunas de Sinopharm al personal docente y no docente de las escuelas, que abarca una población total de 1.458.000 en todo el país”, destacó Trotta, el martes.

De esa cifra, 450.000 son los trabajadores del sector que recibirían la vacuna en esta primera instancia, teniendo en cuenta las 24 jurisdicciones que tiene el país.

Así, el personal será inmunizado con las dosis que se esperan lleguen al país esta noche, provenientes desde China. Si bien se sabe que en esta primera tanda arribarían 904 mil dosis, aún no hay precisiones de cuántas son las que recibiría Mendoza.

En cuanto al Ministerio de Salud provincial, aún no han informado detalles de cómo será el operativo para inmunizar a los docentes porque aguardan información de Nación.

Además, desde la cartera local aclararon que “a la vacuna china le falta la autorización de de la CoNaIn (Comisión Nacional de Inmunización) y de la ANMAT”, por lo que van a esperar que eso ocurra “para salir a informar, para no salir a decir una cosa y después hacer otra”.

No obstante, según se comunicó desde Nación, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, firmó el domingo la autorización para el uso de emergencia de la vacuna Sinopharm por recomendación de la ANMAT.

La voz de los docentes

Cuando el pasado 10 de febrero los establecimientos volvieron a abrir sus puertas para los estudiantes que necesitaban clases de apoyo, varias voces se alzaron reclamando la vacunación que se había prometido meses antes.

Ante la falta de dosis, la intención de inmunizar al personal antes del retorno a las aulas no se pudo cumplir, pero ahora todo indica que en breve se podrá vacunar a un primer grupo.

Y, si bien la idea es que todos los trabajadores del sector reciban sus dosis, la decisión final es de cada persona ya que la inmunización no es obligatoria, aunque sí recomendada.

Anabel García es docente en Lavalle, en la escuela Nº 2-713 sin nombre, y asegura que allí “todos estamos a la espera de cómo van a ser distribuidas las dosis, porque tenemos familias y también es un tema que nos preocupa. Nadie quiere llevar un contagio a sus hijos”.

Inclusive, la profesional cree que recibir la inmunización no debería ser opcional, sino más bien obligatorio: “Trabajamos con niños y adolescentes y muchos pertenecen a grupos de riesgo; sería importante que todos tuvieran la posibilidad de acceder a la modalidad presencial en los establecimientos, sin el riesgo de contagio”, precisa.

Sin embargo, hay quienes aún no sienten tanta confianza a la hora de recibir una vacuna que no ha cumplido con la denominada fase 4.

Según la Organización Panamericana de la Salud, la misma consiste en una serie de estudios que “tienen como objetivo evaluar cómo la vacuna funciona en el ‘mundo real’”. Además, señala que “en general son los estudios de efectividad y también siguen monitoreando los efectos adversos”.

Tal es el caso de Daniela Giménez, docente de 1º grado de una escuela de Carrodilla. “Yo no me pondría la vacuna por una cuestión de desconfianza, porque no ves las posibles consecuencias a largo plazo”, analiza.

A pesar de las diferentes posturas, desde la DGE informaron que no han recibido ningún tipo de negativa por parte del personal que sería inmunizado, al menos hasta el momento.

Fuente: Los Andes

Comentarios