A través de una conferencia de prensa y una carta abierta, la Cámara de Comercio y afines de nuestro departamento, mostró su preocupación, por las acciones de algunas entidades y sectores políticos, para prohibir la actividad (fractura hidráulica) en Malargüe.

 

Aquí, compartimos la carta, que la Cámara de Comercio ha emitido, con la firma del Secretario Eduardo Araujo y el Presidente de la entidad, Gustavo Miras.

 

En los últimos días desde la Cámara de Comercio y actividades afines de Malargüe observamos con preocupación las acciones que están desplegando algunos sectores políticos y de seudo organizaciones intermedias en procura de prohibir la estimulación hidráulica para la extracción de hidrocarburos en la provincia de Mendoza.

Concretamente, durante el pasado mes diputados del Partido Justicialista, el Frente de Izquierda y Protectora solicitaron una sesión especial para “prohibir en todo el territorio provincial la técnica de fractura hidráulica, estimulación hidráulica o fracking”, que gracias a Dios no se concretó.

Esta Cámara invitó en dos oportunidades a los legisladores firmantes de ese pedido a concretar una reunión para abordar la temática y dialogar. Las reuniones fueron programadas los días lunes 01 de julio y el viernes 05 sin que los mismos se hicieran presentes. En definitiva, no dieron la cara.

Hemos tomado conocimiento, por medios periodísticos, que en General Alvear han comenzado cortes de rutas de quienes se oponen a la estimulación hidráulica.

En relación a la estimulación hidráulica, consideramos que se han tomado todos los recaudos de controles ambientales (contenidos en la Resolución 813/17) por parte de la Dirección provincial de protección ambiental, lo que nos da garantías serias para que la explotación del petróleo mediante una técnica largamente utilizada en la industria pueda desarrollarse como corresponde.

Creemos que impedir el desarrollo petrolero en los yacimientos de Malargüe, como se busca, será sumamente negativo para todos los mendocinos, en virtud que ello le privará a la provincia de ingresos para seguir sosteniendo los sistemas de salud, seguridad y educación, entre otros.

Teniendo como antecedente que en tiempos electorales en 2007 se promulgó la tristemente célebre ley 7722 que impide la extracción metalífera, que en gran abundancia tiene el suelo mendocino, advertimos a la dirigencia política, gremial y empresarial, comprometida con el desarrollo de Mendoza y el bienestar de sus habitantes, que se está produciendo un caldo de cultivo similar al de aquella época. Nuestra entidad no está decidida a permitir aquello, por eso damos la cara y ahora sí haremos valer nuestra voz y derechos por el desarrollo de Malargüe, Mendoza y el país.

Malargüe, Mza. 10 de julio de 2019.

Comentarios