Al cabo de diferentes consultas, respecto a la habilitación o no de viviendas pre-fabricadas, o industrializadas, desde FM Eólica, accedimos a la palabra del Director de Obras Privadas, Facundo Martínez, quien explicó la situación para nuestro departamento.

 

Para casos puntuales, Martínez comenzó diciendo: “Si un particular, privado, quiere hacer su casa con un sistema no tradicional, lo puede hacer sin mayor inconveniente, cumpliendo efectivamente los requisitos qué se le piden a todas las obras, es decir presentar los planos, verificar tanto las condiciones estructurales, como verificaciones técnicas y demás; si cumple estos requisitos el municipio lo aprueba; aparte de eso, quienes necesitan una emisión especial son los que venden en masa, esto significa empresas que venden un prototipo ya hecho, para eso el municipio si pide una aprobación previa, una ordenanza que salió en el año 2015, que la empresa debe cumplimentar, que es básicamente lo mismo, se piden verificaciones estructurales adaptadas a nuestro departamento, que las consideraciones más grandes las tenemos en lo que es: cargas de nieve y el factor viento; hay empresas de Guaymallén, algunas de Córdoba, pero hasta ahora ninguna ha terminado los trámites para poder vender estás viviendas en masa, hay una sola empresa que estuvo hace algún tiempo en nuestro departamento, que está muy cerca de obtener esta aprobación solamente resta un certificado (que ya lo han completado que cuando empiece a sesionar nuevamente el concejo deliberante se termine por aprobar) el resto de las empresas no han venido al municipio ni siquiera a traer un folleto”.

 

A nuestra consulta de qué ocurre con un vecino que construye una vivienda prefabricada, que no está aprobada por el municipio, el funcionario destacó: “El principal problema deviene a la hora de solicitar los servicios, la luz, el agua y el municipio no lo puede autorizar por el hecho de tratarse de una obra clandestina, de la cual no podrá garantizarse su seguridad; en el caso de una vivienda que ya está hecha, lo que se pide es la intervención de un profesional que verifique dicha estructura, que ponga su firma, su pericia profesional para ver si la vivienda puede estar ubicada en tal o cual lugar, una vez hechas estas verificaciones profesionales el municipio puede aprobar la vivienda”.

 

Para finalizar Facundo Martínez  invito a toda la gente a cerciorarse en la Municipalidad, para verificar cuáles empresas constructoras están habilitadas y a tomar todas las precauciones en cuanto a la letra chica al acceder a este tipo de construcciones.

 

También, desde las oficinas de Defensa al Consumidor de nuestra ciudad, en la palabra de Marcela Rubio, quien agregó algunos detalles respecto a esta modalidad y comentó: “Cada vez que una empresa tiene que construir en un departamento, tiene que pedir a las autoridades competentes, en el caso particular de Malargüe, sería a Obras Privadas; la empresa tiene que presentar documentación, ser aprobada por la gente que lleva la parte técnica en este tipo de cuestiones, para ver si reúne las condiciones mínimas de seguridad que este tipo de viviendas requiere; la mayoría de las empresas que han arribado a nuestra ciudad, han presentado la documentación pero ninguna ha sido aprobada; en este momento no hay nadie que tenga documentación aprobada para poder construir, esto significa además, que los servicios domiciliarios (luz,agua) no podrán obtenerlos”.

 

Hay gente comprando viviendas industrializadas, y en ese sentido Rubio señaló: “La población debe tener en cuenta antes de meterse en el pago de una de estas viviendas, si las mismas están autorizadas, si se puede construir con ellas o no; tenemos 5 o 6 denuncias de una empresa en particular, qué ha venido a vender esas viviendas y le han dicho por ejemplo que el pago es en 12 meses, (un sistema muy similar al de los planes de autos) luego la gente piensa que ha pagado la totalidad de la vivienda y sólo ha pagado una parte, resta otra por pagar y esta empresa, pasados los 3 meses, según su contrato no construye ni devuelve el dinero, entonces la gente confiada en que se pagó, se queda los 3 meses esperando que le construyan y en realidad lo que están haciendo es rescindir el contrato, esto raya una situación de estafa o la comisión de un delito; la gente se da cuenta un poco tarde y cuando reclaman les envían cartas a documento, diciendo que ya hay una rescisión del contrato, es decir que el contrato no está vigente, porque pasaron 3 meses sin pagar y se trata de montos bastante elevados”.

 

Comentarios