A través de una movida solidaria emprendida por el Rotary Club de Malargüe, el Doctor Raúl Otoya, visitó el departamento, para atender casos de niños sin recursos u obra social que lo requerían.

 

Desde FM Eólica, gracias a la gestión de Sandro Canales perteneciente al Rotary, pudimos acceder a la palabra del Dr. Otoya y conocer parte de sus impresiones en esta visita: “La chance se dio rápidamente y en este contexto de cuarentena, nos parecía importante aportar un granito de arena, para ayudar a los chicos que han quedado, podríamos decir, desamparados y sin acceso a la salud; algo que está ocurriendo en Mendoza y yo pensé que aquí en Malargüe, podría ser peor, asique en unos minutos se organizó todo con el Rotary y hacer la visita”, se presentó el profesional.

“Muchos pacientes necesitaban ser evaluados efectivamente y mi impresión, en cuanto a los problemas dentro de la neurología infantil en Malargüe, no se debe a la cuarentena en sí; muchos casos de -déficit de atención- de antes del aislamiento. Muchos chicos con retrasos madurativos de distinta índole, algunos con casos de epilepsia, que han tenido controles o evaluaciones parciales; controles que (en la mayoría de los casos), no se pueden hacer aquí y ni siquiera en San Rafael y no les queda más alternativa que ir a la ciudad de Mendoza; la solución sería poder atenderlos aquí, en su lugar de origen”, describió la situación que percibió en su visita a Malargüe el Doctor Otoya.

El Dr. Raúl Otoya, es Neurólogo infantil con amplia trayectoria profesional y se desempeña en el Instituto de Neurología NEUROMED y también en el Hospital Notti.

En su visita al departamento, más allá de las evaluaciones que se hicieron y del gesto solidario de dar atención a los pacientes que pudieron acceder a la llegada de este profesional; el gran problema, continúa siendo la gran distancia de los centros neurológicos, a los cuales desde Malargüe cuesta mucho llegar y mucho mas, llevar adelante tratamientos continuos. En este sentido el Dr. Otoya comentó: “Habría que diseñar algún tipo de política de salud, como para que los niños puedan ser evaluados y tratados (al menos los casos de mediana y baja complejidad) aquí en Malargüe, creo que es posible, es cuestión de sentarse a pensar”.

En total, la visita fue positiva y probablemente se pueda repetir a futuro, con mayor tiempo para llegar a los chicos que más lo necesitan, ya que la presencia de estos profesionales es sumamente importante para Malargüe y para empezar a pensar a futuro en temas de salud importantes, como en este caso particular, la neurología infantil, crucial para nuestros niños.

Comentarios