Después de algunas jornadas de confusión, cambios y de momentos buenos y malos, finalmente el día Domingo, se vivió una gran fiesta en el predio municipal.

 

Hubo baile, canto, familia, amistad y por supuesto, el chivito en sus mejores expresiones culinarias, con recetas tradicionales y también innovadoras, que fueron del deleite del público.

 

El gran cierre del Festival, con un marco extraordinario de miles de malargüinos y turistas que colmaron el predio, tuvo el broche del “aclamado” Mario Vilurón, quien cantó para todo el público con su conjunto “Vilurones” y se mostro muy emocionado y conforme cuando dijo: “Siempre fue mi sueño, cantar, recorrer escenarios, asique estoy muy contento de estar aquí, y recibir el amor de la gente, que es como en mi pueblo, yo también soy de pueblo, por lo que me pone muy feliz”.

 

Un año más que transcurre, y aunque siempre hay cosas que corregir y mejorar,  la fiesta central de los malargüinos, tuvo un cierre a la altura.

Mario Vilurón y el audio luego de su actuación en el Festival:

 

 

Comentarios