El Padre Ramón Saso, en una entrevista con el medio radial LV19, tuvo un fuerte descargo, tras conocer el hecho del fallecimiento a raíz de una puñalada cerca del corazón, del joven de 16 años oriundo de Malargüe.

Dialogando con Cecilia Dicesare, el religioso, cargó fuertemente con el alto nivel de influencia en las drogas en la sociedad, como un factor clave en desenlaces como el de días atrás: “Un amigo de él, me llamo para confirmar el hecho y lo primero que le dije es dejen de consumir, el problema es el consumo de drogas, el tema o el móvil hayan estado o no drogados, el problema es siempre este (las drogas) y a veces no lo dicen o no lo entienden o no están seguros; yo si lo digo y me hago cargo”, empezó el Padre Saso.

“Era un chico bueno, pero arrastran cosas desde chiquitos, con el consumo, se genera una bola de cosas; el primer problema es la cantidad de droga que hay, que alguien tendría que solucionarlo, en Malargüe y en todos lados y nadie dice nada, en cuarentena ha habido más droga y más que siempre al alcance de todos; todos tenemos que respetar el aislamiento, el distanciamiento pero nadie hace nada por combatir esto, ¡nadie! es una cosa de locos y no es un problema de pobres y ricos, incluso el móvil de las supuestas peleas en Malargüe, entre barrios y demás no es más que por las drogas, son -pendejos de miércoles- que andan consumiendo y se pelean por esto y terminan como terminó este chico y el otro” cargó duramente el Cura.

El tema de las drogas, termina hoy en la muerte de un chico de 16 años, pero puede terminar matando de a poco a los 30 o 40 años, incluso hijos de gente de saco y corbata y que tienen comercios, pero atrás hay una familia destruida

“Comprendo que con una charla del padre, no se soluciona nada; pero estoy diciendo aunque uno se sienta impotente con las cosas que pasan, que al menos quienes tienen hijos, chiquitos o adolescentes y viven en el Martín Güemes o en el Portal del Sol, que sepan que la droga está ahí y está al alcance de todos; tenemos que hacer algo por que esto sigue y no va a parar y va a empeorar”, dejó Ramón Saso.

“Me duele y lloro pero no me desanimo; me acuerdo una charla con este chico, el tendría 12 o 13 años y me dijo -yo no quiero hacer esto, quiero salir e irme a un hogar- para lo que yo he hablado con instituciones públicas (que no voy a nombrar) que me dijeron que no hacía falta que fuera a un hogar, casi me peleé con instituciones públicas hace unos dos años por esto y me respondieron que él no necesitaba ir a un hogar ¿Y ahora dónde está? está enterrado ahora ¿No es así? después se enojan con el cura metido, pero le estamos diciendo que el problema es la droga y no hacen caso, nos dicen que el problema es que no hay violación de derecho y demás y el problema de raíz es la droga. No lo digo porque vayamos a resolverlo, pero lo digo para que los padres y maestros trabajen y hablen del tema y que les enseñen que se puede ser feliz sin drogas y hablarlo no solamente cuando pasan estas cosas, sino de forma permanente”, concluyó el Padre Saso.

Escucha aquí la entrevista completa (Cortesía Lv19 Cecilia Dicesare)

 

130210_221

Comentarios