El mandatario enfatizó que “se amplía la capacidad de decidir” para las mujeres en la Argentina. También, promulgó la Ley de los 1.000 días, para asistir a madres con niños hasta 3 años.

“La sociedad es mejor porque se amplía la capacidad de decidir”. Esas palabras utilizó el presidente Alberto Fernández para celebrar la promulgación de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), en un acto en el que destacó el cumplimiento de una de sus principales promesas de campaña.

Para muchos se trata de una “victoria política” que coronó Fernández, que está ligada a uno de los compromisos más importantes que pronunció en la carrera hacia la Casa Rosada en 2019. Es que no sólo logró reunir apoyo opositor a una iniciativa del Poder Ejecutivo sino que llegó en un delicado momento del Gobierno en el marco de la pandemia de coronavirus. Sin embargo, también se agitó  un fuerte enfrentamiento con entidades religiosas.

La legalización del aborto fue una fuerte apuesta personal de Fernández que le valió un distanciamiento con el papa Francisco, a quien mencionaba a menudo en sus discursos y que había sido un aliado en particular en las negociaciones por la deuda.

“Es un día de felicidad para todos, porque estamos haciendo una sociedad más igualitaria y justa. Es un día de alegría, porque cumplí mi palabra y hoy es ley”, dijo el jefe de Estado.

Desde el Museo del Bicentenario de Casa Rosada, el mandatario consideró que con la ley de aborto legal “la mujer o la persona gestante que no quiere seguir adelante (con el embarazo), el Estado va a estar para darle la salud que la clandestinidad no ofrece”. Enfrente había muchas mujeres invitadas que desde hace treinta años vienen pugnando por la legalización de la IVE.

“Lo que estamos aumentando es la capacidad de decidir. Las mujeres lucharon para que el aborto deje de ser un delito y dejen todos los peligros que la clandestinidad conlleva”, dijo Fernández sobre una promulgación que algunos consideran uno de sus legados más importantes.

A su vez, el mandatario reclamó por la puesta en marcha de la educación sexual integral y enfatizó que es “una cuenta pendiente para que las mujeres eviten embarazos no deseados”. Si bien existe una ley que impulsa su práctica, aún en muchas provincias hay resistencia de los gobiernos locales y presión religiosa.

Por su parte, previo al discurso del presidente, la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra, quien fue una funcionaria clave para que este proyecto sea ley, aseguró que la IVE “viene a dar respuesta a un gravísimo problema de salud que tenemos en la Argentina hasta ahora que es el aborto clandestino, allí han dejado su vida más de 3.000 mujeres desde que recuperamos la democracia”.

La ley de IVE -sancionada el 30 de diciembre por el Senado- le permite a las mujeres interrumpir un embarazo hasta la semana 14 sin la posibilidad de que sean penalizadas y con un sistema de salud que deberá garantizar su atención e intervención de forma gratuita.

Más allá de dicho plazo, se podrá interrumpir si la gestación fuera producto de una violación, mediante el solo requerimiento y declaración jurada de la persona ante el profesional o personal de salud interviniente. También si estuviera en riesgo la vida o la salud integral de la embarazada.

También firmó el “Plan mil días”

Durante el acto realizado en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada, al que asistieron referentes de los colectivos que reclamaron durante años por la despenalización y legalización del aborto, también se promulgó la Ley Nacional de Atención y Cuidado Integral de la Salud durante el Embarazo y la Primera Infancia -conocida como el Plan de los 1.000 días- que recibió un apoyo unánime en el Senado cuando la sancionó, también el 30 de diciembre último, poco después de haber votado el aborto legal.

“Si alguna vez la mujer tuvo el dilema de enfrentar un embarazo porque no sabía si iba a poder hacer frente al costo de los primeros años, ese dilema lo terminamos con la Ley de los 1.000 días. Van a tener un Estado detrás de ellas que les va a dar salud y garantías de ingresos suficientes para que ella y su hija o hija pueda nacer y desarrollarse como corresponde”, remarcó Fernández.

El Plan de los 1.000 días contempla una nueva asignación, que consiste en el pago de una Asignación Universal por Hijo (una vez por año) para ayudar al cuidado de cada niño o niño menor de 3 años.

El Presidente estuvo acompañado por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; la ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta; el ministro de Salud, Ginés González García, y la secretaria Legal y Técnica Vilma Ibarra.

Claves

Hasta la semana 14. Las mujeres pueden interrumpir su embarazo hasta la semana 14 sin que sean penalizadas. El sistema de salud debe garantizar su atención.

Sólo por violación. Después de ese plazo, solo el embarazo provocado por una violación puede ser interrumpido, tras declaración jurada.

Vigencia. La ley de aborto legal entrará en vigencia a partir de los ocho días de publicada en el Boletín Oficial de la República Argentina.

Fuente: Los Andes

Comentarios