Una mezcla de emoción, nostalgia y vértigo, dejó el paso de la “Dos océanos” que une el Atlántico y el Pacífico, Chile y Argentina, a través de los bólidos que supieron acelerar a fondo en la década de 1960, en el recordado Turismo de Carretera.

 

Mucha gente se acercó a admirar los vehículos, y charlar con sus conductores, quienes se mostraron emocionados por el recibimiento y el cariño del público malargüino.

 

 

 

 

 

 

 

El recorrido continúa para estos “fierros” que seguirán camino por paso Pehuenche, hacia Constitución Chile.

 

Llamó la atención la respetadísima originalidad de los vehículos, según los propios pilotos contaron a nuestro medio, se ha tratado de mantener mecánica y estéticamente, la forma original de los autos.

 

 

 

 

 

 

 

Los “viejitos piola” pasaron por Malargüe, y dejaron un buen recuerdo en su viaje de océano a océano.

Comentarios