Esta regulación laboral rige por un decreto presidencial de marzo del año pasado, como una manera de amortiguar los impactos económicos de la pandemia de Covid-19.

Prórroga por noventa días a la prohibición de despidos y la extensión hasta fin de año para la doble indemnización, fueron las principales medidas surgidas de la reunión del Gabinete Económico y Social celebrada hoy en el Casa Rosada por casi dos horas.

Según trascendió en fuentes oficiales, el presidente Alberto Fernández firmará próximamente el decreto con las prórrogas. Posiblemente se publiquen el lunes próximo en el Boletín Oficial.

Las extensiones dictadas a dos medidas de impacto en el mundo laboral (apoyadas desde los sindicatos, y resistidas por las cámaras empresarias) indican que para el gobierno, pese a los indicios de reactivación en algunas áreas de la economía, todavía es grave la situación en distintas áreas económicas. El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, siempre explicó que detrás de las prohibiciones a los despidos y las suspensiones, y la doble indemnización el gobierno procuraba “evitar la destrucción de empleo”.

Esta regulación laboral rige por un decreto presidencial de marzo del año pasado, como una manera de amortiguar los impactos económicos de la pandemia de Covid-19. El Poder Ejecutivo ya prorrogó dos veces la doble indemnización y la prohibición de despido sin justa causa o por disminución de la actividad.

Los sectores empresariales, en cambio, sostienen que este tipo de medidas deben ser solo excepcionales sino solo logra “desalentar las inversiones”. En la Unión Industrial Argentina se interpreta que ya no se vive la coyuntura de mediados del año pasado.

Recientemente la Unión Industrial Argentina (UIA) publicó un informe en en que pronostica “una recuperación generalizada del entramado productivo, luego de tres años de fuertes caídas, y a partir de la recuperación que está mostrando la demanda de bienes durables”.

La actividad fabril creció 2,2% en noviembre y 3,7% contra octubre, para retomar así “la tendencia positiva de septiembre y se recortó la baja acumulada a -7,3% en los primeros once meses del año”. La industria se ubica un 2,3% por debajo de los niveles de la prepandemia. El gobierno nacional coincide con el diagnóstico de la UIA. Aun así, resolvió extender las dos regulaciones laborales.

La reunión comenzó poco antes de la siete de la tarde, en el Salón de los Científicos, y, bajo la coordinación de Santiago Cafiero, participaron la vicejefa de Gabinete, la economista Cecilia Todesca Bocco, los ministros Martín Guzmán (Economía), Matías Kulfas (Desarrollo Productivo), Claudio Moroni (Trabajo), y Luis Basterra (Agricultura, Ganadería y Pesca), además del presidente del Banco Central, Miguel Pesce, y la titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Mercedes Marcó del Pont.

Los ministros y funcionarios analizaron también las solicitudes de “sectores no críticos” para acceder a los REPRO 2, una asistencia salarial que otorga el Gobierno nacional a empresas en crisis, a los fines de sostener el empleo. También “la inscripción de los sectores críticos y sector salud” que se hará este mes para darle continuidad a los REPRO 2.

En el temario de la reunión figuraba, además, la discusión sobre “el estado de los precios de la economía, en particular, alimentos frescos”, según difundió una gacetilla oficial. Pero terminado el cónclave en la Casa Rosada, solo hubo trascendidos y ninguno de los presentes informó las resoluciones adoptadas. En el gobierno se encendieron las alertas con el 4 por ciento que marcó la inflación de diciembre pasado, el número más alto del año.

El INDEC acaba de informar que una familia de cuatro integrantes necesitó en diciembre 54.208 pesos para no ser considerada pobre. En noviembre, se requerían 51.775 pesos. Un alza mensual de 4,7 puntos de la llamada Canasta Básica Total.

La reunión del Gabinete Económico y Social ocurrió horas después de que el presidente Alberto Fernández mantuviera una comunicación con la titular del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva.

El gobierno informó que hubo coincidencia para continuar “trabajando en un programa apoyado por el organismo multilateral y diseñado y conducido por la Argentina”.

En su cuenta de Twitter, la directora del FMI calificó de “muy buena” la conversación con Alberto Fernández y aludió a la “gran colaboración” del organismo financiero multilateral con “el ministro Guzmán y su equipo para mejorar la estabilidad y apoyar un crecimiento fuerte e inclusivo”.

Fuente: Los Andes

Comentarios