Luego de la desilusión que los integrantes del Coro Hugo Cabrera de Malargüe sufrieron hace un año, después de una estafa que les negó la posibilidad de viajar a cantar a Panamá, ahora a través de la música, la institución busca ponerse de pie.

 

En dialogo con los medios, integrantes nuevos y antiguos del Coro Hugo Cabrera de Malargüe, contaron de una presentación, que los llevó a visitar con su canto, la ciudad de Talca, en el vecino país de Chile, para un “encuentro coral”; Marcela Rubio, una de las referentes y voces del coro, expresó: “La idea de este viaje, era de alguna manera, devolver la visita que el coro talquino “Carpe-Diem”, hizo en mayo a nuestro departamento; nos sentimos muy bien atendidos y excedidos en cariño y atenciones; las actuaciones que hicimos fueron a sala llena; regresamos muy contentos y este viaje nos ha servido, no solo para seguir mostrando nuestra labor coral, sino también como una “goma” gigante, para borrar el sinsabor que nos dejó el año anterior”, reflexionó la corista.

 

Queremos seguir mejorando y esperamos con los brazos abiertos, a quienes quieran, grandes o pequeños, formar parte del coro

 

Además de los integrantes mas antiguos del coro, se siguen sumando valores a esta gran “familia coral” que ya cuenta con una amplia trayectoria en los escenarios y que mas allá de haber sufrido un duro golpe el año pasado, se sigue re-inventando, y sumando voces a sus filas; ejemplo de esto, fue el de Paola Zucollo, quien contó su experiencia: “Me incorporé este año, mi hija ya había empezado el año pasado y la verdad conocí gente maravillosa, con mucha experiencia que me ayuda muchísimo y eso quiero recalcar a toda la gente que quiera incorporarse, yo no lo hacía porque tenía miedo, “no me va a salir, voy a cantar feo”, y la verdad es que no deben tener miedo, porque es un grupo muy humano, con tanto apoyo, que me he sentido como en casa”, expresó la artista.

 

También cuenta el Coro Cabrera, con presencia internacional, Felisa Sandoval, de nacionalidad boliviana, contó sus vivencias como integrante del coro: “Al principio tuve un poco de miedo, pensaba que por ser de otro país, me iban a tratar diferente o iban a hacer diferencias, pero gracias a Dios, son gente muy buena, muy humana y estoy muy feliz y agradecida de ser parte de este grupo”, reflexionó la corista.

 

El Coro Cabrera, sigue adelante y como siempre a través de la mejor cura, el arte, la música y la buena gente.

Comentarios