En el último tiempo EDEMSA ha visto incrementado el robo de cables y transformadores en su área de concesión debido al aumento del precio del cobre en el mercado negro. Pero como si fuera poco, a estos hechos se suman los actos de vandalismo que sufren las instalaciones de la distribuidora y que no tienen otro fin que causar daño y generar importantes afectaciones para los usuarios.

El mayor aumento de este tipo de hechos delictivos se da en zonas rurales. Ayer miércoles, fue el turno del sur provincial, puntualmente de la Estación Transformadora Puesto Rojas, en Malargüe, donde los delincuentes rompieron la tela perimetral e ingresaron a la sala de operaciones. Una vez allí destruyeron el equipo de radio y sustrajeron la batería e intentaron llevarse un transformador.

En los últimos meses también se produjeron sucesos similares en la Estación Transformadora Malargüe, donde se registraron hechos de vandalismo y el robo de parte de un transformador de distribución. En el mismo departamento también robaron cables de la línea de 66kV, la principal que abastece a la ciudad. Además, realizaron disparos con armas de fuego contra la cadena de aisladores de la línea que va desde El Nihuil hasta Malargüe.

En el último año EDEMSA ha sufrido más de 400 sucesos delictivos, contabilizando casos de robo, tentativas y vandalismo. Ante este importante aumento de casos, recientemente se realizó una gran cantidad de allanamientos en distintos lugares de la provincia y en los mismos fueron secuestradas toneladas de cobre, cables de distintas medidas, herramientas destinadas a llevar a cabo los ilícitos y hasta carcasas de transformadores pertenecientes a la distribuidora eléctrica.

Los sucesos delictivos representan cuantiosas pérdidas económicas para EDEMSA, pero sobre todo derivan en importantes afectaciones del servicio para los usuarios que toman energía de las instalaciones robadas o vandalizadas y en graves perjuicios ambientales por el derramamiento del aceite con que se refrigeran los transformadores. A esto se suma el grave peligro de electrocución al que se exponen las personas que se dedican a realizar los ilícitos, ya que llevan a cabo los delitos con los aparatos electrificados y con herramientas sumamente rudimentarias.

Los atentados y el robo de cables y transformadores son delitos que nos perjudican a todos. Si ves personas en actitud sospechosa cerca de las instalaciones eléctricas hacé tu denuncia anónima. Comunicate al 911 ó con la línea telefónica gratuita 0800 3 333672 (EDEMSA).

Comentarios