Lo afirmó la senadora provincial de Unidad Ciudadana, Natalia Vicencio, quien será oradora en la audiencia pública de este jueves, donde las empresas exigirán un nuevo aumento. “Este Gobierno invirtió la lógica de los servicios públicos y los entregó a la bicicleta financiera”, dijo.

Este jueves 28 de febrero se realizará la audiencia pública para debatir el nuevo esquema de ajuste de las tarifas del gas, en la cual las empresas solicitarán un aumento que rondará el 41% a aplicar desde abril. En Mendoza, la mecánica de participación será a través de una cámara web, sin la presencia de alguna autoridad.

La senadora provincial de Unidad Ciudadana, Natalia Vicencio, será una de las oradoras. “Lo más grave no es sólo el impacto en las familias del incremento tarifario, o el modo antidemocrático de participación, sino que el Enargas introdujo la adecuación semestral de tarifas, por lo cual los ajustes no se discutirán más con la ciudadanía, sino que directamente con las empresas”, reparó la legisladora.

“Si hasta el momento el Enargas no ha cumplido ninguna función de control empresarial ni de protección al usuario, damos por entendido que en octubre se aumentará a sólo pedido de las distribuidoras”, sostuvo.

Además, cuestionó el DNU 1053/18 firmado por Macri, mediante el cual el Estado se hizo cargo del pago a las empresas de la diferencia del gas comprado por variaciones en el tipo de cambio. “Este Gobierno ha invertido la lógica de los servicios públicos: son públicos para las empresas porque debemos costear sus supuestas pérdidas; y privados para los usuarios porque vulneran el derecho de acceso y permanencia”, señaló Vicencio.

En ese sentido, destacó que en sus tres años de gestión, el presidente ha autorizado a las empresas a exportar más de 7 mil millones de metros cúbicos. “Es decir que hay excedente para vender al exterior, pero aún así debemos asumir los gastos de importación. Las distribuidoras le hacen el juego a la bicicleta financiera que el mismo Estado habilita, y que pagamos los y las usuarias”, cuestionó Vicencio.

Por último, informó que con el nuevo incremento que autorizará el Estado, una factura residencial en Mendoza con consumo cero, costará a los hogares aproximadamente $1.200.

 

fuente Prensa CTA de los Trabajadores Mendoza

Comentarios